Viajando con Autismo

Por el 11 de Junio de 2018

Autismo es una palabra que hemos escuchado con mayor frecuencia en los últimos años, aunque en realidad es poco lo que conocemos acerca del espectro autista, sólo que cada vez son más los niños diagnosticados con esta condición.

Todos, sin excepción, necesitamos de un tiempo de esparcimiento y aunque para una familia con una persona autista un viaje puede generar un poco de ansiedad con una buena preparación puede ser muy favorable, tanto para la persona autista como para su familia.

La preparación es una parte muy importante de cualquier viaje, pero en estos casos hay que tener en cuenta otros detalles, tomar ciertas medidas y visualizar todo el viaje para descubrir posibles inconvenientes y poder tomar acción, ya que las personas con autismo son impacientes, muy sensibles a cambios de rutina y a situaciones desconocidas.

Es aconsejable elegir la temporada baja para las vacaciones, de esta manera se evitan las multitudes y el ruido excesivo.

Expertos recomiendan conseguir material como libros, videos, fotos acerca del lugar a visitar y del medio de transporte que se va a utilizar: aeropuerto, avión, estación de tren, barco y del hotel o de los hoteles donde se van a hospedar para que la persona se vaya familiarizando y sepa que esperar, además organizar una programación con fotos de todas las actividades que van a tener durante el viaje.

Llevar o cargar fotos de la casa, amigos, mascotas para recordarle que lo van a estar esperando cuando regrese. Otros artículos como juguetes favoritos son muy útiles para que estén entretenidos mientras esperan en lugares como aeropuertos y durante el vuelo; llevar tapones para oídos para aislar el ruido y su almohada favorita es de gran ayuda en la noche.

Al momento de comprar los tiquetes informar a la aerolínea que se viaja con una persona autista, de esta manera le pueden asignar asientos más convenientes. Se deben llevar los documentos con el diagnóstico de la persona ya que pueden ser requeridos y en caso de algún incidente compartir el hecho que la persona es autista.

Los viajes en avión involucran largos tiempos de espera, puestos de seguridad, ruido, etc., situaciones desconocidas para personas con esta condición por lo cual se recomienda que el primer vuelo sea corto.

Según abilitypath.org se debe llamar al hotel para explicar la condición de la persona, solicitar una habitación que se adapte a las necesidades de su familia y todo lo que crea relevante. Este sitio también aconseja imprimir tarjetas donde se explique la condición de la persona y como deben ser tratados, en el caso de viajes al exterior sería buena idea traducirlas al idioma del país que van a visitar, además estar dispuestos a hablar abiertamente acerca de esta condición, pues como mencioné antes no se conoce mucho acerca de ella, las personas al saber cómo manejar estas situaciones serán mucho más comprensivas y estarán dispuestas a colaborar.

Es importante colocarles una pulsera con el nombre y el diagnóstico, el nombre y número de teléfono de padre o madre; otra opción es colocar esta información en una tarjeta plastificada y pegarla en el zapato o camisa; por ultimo llevar una foto de la persona en caso que se extravíe y necesite ayuda para encontrarla.

Las redes sociales son un buen medio para buscar destinos amigables con el autismo cerca de su hogar, pedir recomendaciones a sus contactos o buscar en el internet y en los periódicos actividades en su ciudad, ya que en vista de la creciente necesidad de programas para este sector de la población cada vez son más las familias que están tomando acción formando grupos que organiza actividades para familias con autismo.

Un ejemplo de estos grupos es CAN (Champion Autism Network) en Myrtle Beach, Carolina del Sur en Estados Unidos, un destino turístico muy popular. El grupo fue creado por Becky Large, quien tiene un hijo autista y gracias a su trabajo con el aeropuerto de esta ciudad se abrió una sala llamada “sala tranquila” donde las personas con esta condición están alejadas del ruido mientras esperan su vuelo, además el grupo entrena al personal del sector turístico para tratar y entender a personas con autismo.

Por medio de CAN se puede solicitar una tarjeta que se presenta en los sitios turísticos de la ciudad, así el personal sabrá donde sentarlos y como tratarlos. La tarjeta se pensó para los habitantes de la ciudad, pero ha trascendido las fronteras del estado y del país. championautismnetwork.com.

www.viajeroslatinos.blogspot.com
https://www.facebook.com/Viajero-Latino-105744899448452/
@Viajero_Latino

Escrito por

Adriana Orozco
Soy Adriana Orozco, vivo en Estados Unidos y al igual que a muchas personas me encanta viajar, por lo que estoy totalmente de acuerdo con el estudio que dice que la clave de la felicidad está en viajar.